Tortilla de Betanzos
Tortilla de Betanzos, el reto de la tortilla más potente y más leve

Dentro de un mes se cumplirán ocho años de la aparición en Madrid de la Taberna Pedraza y por tanto ocho años menos un mes, hoy mismo, Día de la Tortilla, de la llegada y la vigencia de su Tortilla de Betanzos en Madrid, la más jugosa y suculenta del mundo.

Carmen y Santiago se la trajeron entre los platos excepcionales de la cocina española que eligieron al emprender su presencia gastronómica en la calle Ibiza, trasladada hace dos años a Recoletos 4. No han dejado de hacerla un solo día y su importancia para Taberna Pedraza y su público es tal que el contador incesante de Tortillas de Betanzos situado en la antesala del restaurante, hoy, Día Internacional de la tortilla cumplirá, como mínimo la cantidad de 63.500 servidas desde la apertura del establecimiento.

En los medios se ha dicho que cuando Taberna Pedraza entró en escena, el mundo cambió. No es mucho decir porque al mundo de Madrid le urgía disponer de una referencia gastronómica que efectuara, con la debida identidad y todo respeto, los platos más singulares de la cocina regional española.

El reto

La regularidad de la tortilla de Betanzos es un reto para Carmen y un premio para el comensal. Los huevos que utiliza deben ser y lo son de cría campera, pesan exactamente entre 56g y 63g pero, sobre todo, proceder de una puesta inferior a las 36 horas de una pollita joven. Y deben batirse con cuchara para evitar el exceso de aire que adquieren batiéndose con tenedor. Es importante para el resultado final, como lo son las patatas, además de cortarse minuciosamente en breves láminas, exigen un punto de fritura ideal para integrarse en la jugosidad del huevo batido y encerrarse en la levedad del envoltorio cuajado. La receta convoca 250 gr de patata por cada cuatro huevos.